Pomelo es el personaje infantil más INFANTIL que ha caído en mis manos.

Había oído hablar de él, aunque nos conocimos en el mejor lugar del mundo: EN LA BIBLIOTECA INFANTIL del barrio de Tetuán.

Desde el primer momento me dejó completamente ENAMORADA y absolutamente enganchada a todas sus aventuras, ¡que son ni más ni menos que 11!. Pero como siempre, hasta que no vi la reacción de las criaturas cuando se lo leí, no confirmé lo que mi peque interior llevaba horas gritando: ¡YO QUIERO UN POMELO!!.

Os voy a explicar quien es este simpático amigo, igual que se lo expliqué a mi chico el día que lo traje a casa: “Pomelo es un elefante rosa, que vive debajo de una flor de diente de león, en un huerto y es…adorable”.

Además de disfrutarlo mucho por el simple hecho de leerlo, se puede trabajar el ámbito emocional y cognitivo de los peques. A los adultos nos sirve para VER la infancia desde una mirada muy muy infantil: sus preguntas, sus miedos, sus alegrías, su forma de ver el mundo desde esa posición más bajita…

Pomelo nos enseña el mundo bajo la mirada dulce, tierna, inocente y divertida de un niño o niña y nos lo cuenta ¡como si lo fuera!. Creo que por eso gusta tanto a los peques: es por y para ellos y ellas.

Un imprescindible de Ramona Badesku y Benjamín Chaud que os aconsejo esté en vuestras bibliotecas.

 

Si pincháis aquí: KOKINOS, os enlaza a la página donde podréis ver todas sus aventuras.

Un abrazo enorme

Anuncios